s

¿Cómo enfrentar la presión del mundo?

enfrentar-la-presion-del-mundo

Por Daniela Gómez Perdomo

Diariamente debemos enfrentarnos a situaciones que prueban nuestra fe y confianza en Dios, el mundo nos presiona y a veces, sin darnos cuenta permitimos que esto nos aleje de su camino y generalmente nos lleva a tomar decisiones erróneas. Las presiones son creadas por Satanás, quien se encarga de tentarnos, de que sutilmente se presenten circunstancias que nos hagan caer y vamos cediendo y volviéndonos más flexibles ante situaciones a las que el mundo nos llama, como asistir a fiestas paganas, beber alcohol de forma desmedida, cometer adulterio, entre otros muchos aspectos que la sociedad considera “normal” pero que ante los ojos de Dios son repugnantes.
Generalmente cedemos ante estas presiones porque nos sentimos desanimados, nos sentimos solos y sin apoyo, o porque queremos encajar en el entorno que nos rodea y llegamos a igualarnos a las prácticas comunes de la sociedad, donde Satanás siempre está atento a cuando nos encontremos débiles espiritual y emocionalmente para tentarnos de acuerdo a nuestras propias concupiscencias.“Porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (1 Pedro 5:8).
Desde este punto de vista, es muy importante que reconozcamos las presiones a las que nos enfrentamos, ya que al hacerlo podrá ser más fácil resistir a las tentaciones de Satanás; para ello debemos pedirle a Dios que nos de discernimiento para examinar nuestras debilidades, que nos permita luchar contra nuestra naturaleza humana para así evitar que el enemigo logre su objetivo de alejarnos del Reino de Dios.
La forma más adecuada para reconocer y enfrentar las presiones del mundo es por medio de la oración, el estudio de la Palabra de Dios, la meditación y la congregación con los hermanos en la fe, haciendo la voluntad del Padre y no la del mundo, “para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios” (1 Pedro 4:2). Sólo teniendo una relación muy cercana a Dios seremos capaces de enfrentar las presiones y vencerlas, ya que así podremos llevar a cabo su voluntad, utilizando las herramientas necesarias para vencer las batallas a las que nos enfrentamos en el mundo, “Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo” (Efesios 6:11).
Satanás está llevando al mundo a su perdición y no descansará hasta que pueda llevarnos a nosotros también. Vivimos una batalla contra él y contra el mundo que él gobierna, y como en la guerra, necesitamos vestirnos con las armaduras del Padre, fortalecer nuestro carácter. Debemos ser cada vez más fuertes espiritualmente ya que nuestra batalla es espiritual “Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna” (1 Timoteo 6:12). No dejemos a un lado el objetivo claro de llegar a ser hijos de Dios, lo cual sólo será posible si permanecemos de su mano, permitiendo que se complete su plan en nosotros. “El mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1 Juan 2:17).

Comentarios cerrados.