s

¿Esto es todo?

esto-es-todo

Por Daniel Sepúlveda

Comamos y bebamos que mañana moriremos”. Esta frase es muy utilizada para transmitir un sentimiento que todos en algún momento de la vida hemos tenido. Si sólo estaremos en la tierra por alrededor de ochenta años, ese tiempo no nos da para alcanzar a disfrutar lo que toma años para construir. Empresarios de mucho éxito, cuando han logrado consolidar sus negocios y comienzan a disfrutar del fruto de su esfuerzo, advierten que han pasado más de la mitad de su vida construyendo su negocio, a un costo familiar muy alto y con poco tiempo para ser realmente felices con lo que han logrado.

En muchos países las jubilaciones son sobre los 60 años, y si la expectativa de vida es cercana a los 80, tienes alrededor de 20 años para disfrutar de tus hijos, tus nietos, en el caso que el dinero de la jubilación te alcance para darte ese “lujo”.

Al parecer hay poco tiempo para disfrutar de la vida y no se trata del tiempo del “ocio”, mas bien se trata al tiempo que se vive cuando por fin se logra establecerse no sólo en términos financieros, sino también emocionales y sentimentales, cuando tienes una buena parte de la tarea realizada y deseas disfrutar del fruto de tu esfuerzo.

Entonces ¿esto es todo? Cuando uno comienza a entender cómo funciona la vida, ¿te la quitan? Cuándo comienzas a comprender todo el esfuerzo que hicieron tus padres para criarte y te sientes agradecido, ¿se van? Cuando te toca ser abuelo y quieres disfrutar de tus nietos, ¿te enfermas y te debilitas? Cuando por fin la casa está pagada y las cuentas por pagar son menores, ¿la cuenta del hospital se lo lleva todo?

Comamos y bebamos que mañana moriremos”, que frase más realista.

Pero aun así, ¿eso es todo?

Es sumamente triste tener una visión de la vida como lo dice esta frase. Tener una vida como esa, sin la esperanza de algo mejor, de algo sublime y supernatural que termine con todas nuestras penas y dolores, debe ser muy triste. Incluso existen personas que nacen en lugares muy lejos de la prosperidad, donde comer es un lujo o tener familias bien constituidas es privilegio de algunos, donde leer o escribir no es relevante, entonces ¿qué culpa tienen ellos de nacer en lugares como esos?

Es triste vivir alrededor de 80 años para nada relevante, no ver a tus nietos crecer o tener que gastarte tus ahorros en tus últimos años de vida pagando tratamientos clínicos para extender un poco más tu existencia en la Tierra.

La verdad es que esto no es todo. Esto es sólo el principio. Todos veremos el sol otra vez. Todos volveremos a ver a nuestros seres amados nuevamente y todos volveremos a pisar esta misma tierra algún día en el futuro después que hayamos muerto. Esa será una fecha memorable cuando nos explicarán por qué hemos vivido, por qué hemos sufrido tanto. Nos enseñarán a vivir bien y mejor, nos enseñarán a amarnos de verdad y a evitar la guerra y buscar la paz. Nos dirán cómo vivir de acuerdo con quien creó la vida. Dios, si, Dios mismo estará aquí con nosotros, nos ayudará en todo y entonces todas nuestras malas decisiones actuales serán corregidas y la humanidad toda tendrá acceso a bienestar.

Ese bienestar no será sólo físico, no sólo estaremos sanos y comeremos bien. Además habrá bienestar espiritual cuando el pecado, el ácido que corroe a nuestra sociedad, será combatido y vencido, así todos viviremos mejor. En ese tiempo la frase “comamos y bebamos que mañana moriremos” ya no tendrá sentido porque todos comeremos y beberemos sin la urgente necesidad de hacerlo antes de morir. En otras palabras, todos nos gozaremos del Reino de Dios aquí en la tierra.

Pero ¿cuál es la letra chica? El único requisito será obedecer la Palabra de Dios, la verdad de Dios, su voluntad, sus mandamientos, sus leyes.

Será un tiempo maravilloso, será un tiempo de felicidad sin igual, cuando las naciones tendrán acceso al conocimiento de Dios y a sus bendiciones. Entonces todos podremos vivir en paz y en familia. Todos los barrios serán seguros: rejas, alarmas, cámaras de vigilancia y todo eso serán cosas del pasado. Seguros de salud y seguros contra enfermedades catastróficas, nunca más serán contratados.

¿Esto es todo? ¡No, esto es sólo el comienzo!

Isaías 55:1-13 dice: “A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche. ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura. Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes a David. He aquí que yo lo di por testigo a los pueblos, por jefe y por maestro a las naciones. He aquí, llamarás a gente que no conociste, y gentes que no te conocieron correrán a ti, por causa del Eterno tu Dios, y del Santo de Israel que te ha honrado. Buscad al Eterno mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase al Eterno, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo el Eterno. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos. Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié. Porque con alegría saldréis, y con paz seréis vueltos; los montes y los collados levantarán canción delante de vosotros, y todos los árboles del campo darán palmadas de aplauso. En lugar de la zarza crecerá ciprés, y en lugar de la ortiga crecerá arrayán; y será a Jehová por nombre, por señal eterna que nunca será raída”.

 

Comentarios cerrados.